1922

El Dr. Everett Gill, misionero representante de la Convención Bautista del Sur de Estados Unidos, comprometida en ayudar a la obra bautista de España, sustituyendo a los bautistas de Suecia que lo habían llevado a cabo anteriormente, convoca una reunión nacional de obreros bautistas, dando lugar a la organización de la UNIÓN EVANGÉLICA BAUTISTA ESPAÑOLA. (“El Mensajero Bautista”, nº 1, Enero/1923). Se dan los primeros pasos para formar un comité ejecutivo central, organizar un departamento de publicaciones y fundar una escuela de teología. El propósito es unificar a los bautistas españoles, dándoles una cohesión estructural. Nicolás Bengtson y Ambrosio Celma (que realizaría la función de Secretario-Ejecutivo) son empleados para este fin. Una escuela, llamada Instituto Bautista, es abierta en Barcelona con siete estudiantes. La enseñanza está a cargo de los citados E.Gill, A.Celma, N.Bengtson y también de Percy Buffard. Tres años más tarde llega a España Vernon Leroy David, quien se hace cargo del Instituto Teológico Bautista (Seminario). Otra casa fue alquilada y empezó su cuarto curso con 14 estudiantes. Dicho Director comentaba: “Nuestro propósito es desarrollar un buen número de predicadores laicos… hasta que tengamos ministros preparados”. En ese año hay en España 22 Iglesias con 667 miembros. 

Seguridad de la página de inicio